Ya se está en la Gloria, sin necesidad de morirse previamente