La vieja Europa está demasiado limpia. Y demasiado muerta